Ing. J. Jesús Lara Bravo
Ing. José Jesús Lara Bravo



LA PRÁCTICA COTIDIANA DE LA ÉTICA

La ética es el conjunto de normas morales que rigen la conducta humana y adquieree valor cuando, además de los discursos, se aplica en nuestro actuar cotidiano.

Concientes de que la Ingeniería no es una actividad ténica  dedicada exclisivamente a sitisfacer a los clientes, sino una profesión cuya función es servir a la sociedad toda. los socios y las autoridades del Colegio de Ingenieros Civiles de México, venimos cada vez  más explícito nuestro compromiso ético, sin olvidar que las acciones de los Ingenieros Civiles afectan también  a las futuras generaciones. Así, nuestras decisiones deben buscar siempre consideraciones a quienes todavía no han nacido.

Luis Zarate

Presidente del XXXII Consejo Directivo / octubre 2008
Colegio de Ingenieros Civiles de México
 

El mundo humano-material es imagen degradada del mundo de las Ideas; el mundo humano-material participa de las Ideas, en tanto en cuanto que exhibe algo de ellas o las Ideas se manifiestan, en la medida de lo posible, en lo material.
Ejemplo: una estatua material es bella, en tanto en cuanto exhibe la Idea de Belleza, que es Proporcionalidad, Equilibrio y Armonía.

Platón había dicho que, para evitar los males, «hay que huir de aquí» y que el huir consiste en asemejarse a Dios por la virtud. ¿A qué Dios? Ante todo al Alma del cosmos. Ahora bien, el Alma del cosmos carece de virtudes cívicas. Luego no cabe asemejarse a ella por estas virtudes. Esto, sin embargo, parece que repugna al sentido común.

Hay dos grados de asemejamiento del alma a Dios: por las virtudes cívicas, que, siendo medidas, hacen al alma semejante a la Medida transcendente, y por las virtudes superiores, que, siendo purificaciones, la hacen semejante a Dios en pureza.

Puesto que. los males residen acá y «por necesidad andan rondando la región de aquí» y puesto que el alma desea huir de los males, «hay que huir de aquí».
—Y ¿en qué consiste esta huida?
—«En asemejarse a Dios» —dice (Platón). Y esto se logra, si «nos hacemos justos y piadosos con ayuda 5 de la sabiduría». Se logra, en suma, por la virtud.
—Si, pues, nos asemejamos por la virtud, ¿nos asemejamos a quien posee virtud? Concretamente, ¿a qué Dios nos asemejamos? ¿Al que mejor parece poseer estas virtudes, más concretamente, al Alma del cosmos y al principio rector que hay en ella, dotado de una sabiduría maravillosa?61. Es, en efecto, razonable que sea él a quien tratemos de asemejarnos mientras estamos acá.

PLOTONIO; ENEADA I

11971